El botón cortical asociado a tornillo interferencial ¿permite recuperar la inserción anatómica en la lesión del bíceps distal? Evaluación de la anatomía radiológica.

Autores/as

  • Rodrigo Daniel Galassi Traumatologìa del Comahue
  • Juan Francisco Villalba Traumatologìa del comahue
  • Mateo Schanzembach Traumatologìa del comahue
  • Maria del Pilar Olguin Traumatologìa del comahue
  • Lisette Tosini Traumatologìa del comahue
  • Juan Manuel Fisser Traumatologìa del comahue
  • Luciana Hourcade Traumatologìa del comahue
  • Silvina Pirez Traumatologìa del comahue
  • Matias Fracalossi Traumatologìa del comahue

Resumen

Antecedentes:

La lesión del bíceps distal es una afección evidenciada principalmente en pacientes masculinos de mediana edad asociada al deporte o a trabajos repetitivos. El cuadro clínico se caracteriza por dolor y dificultad para la supinación y flexión del codo. La reparación quirúrgica es el gold standard para su tratamiento y se disponen de múltiples técnicas. El objetivo de estos procedimientos es recuperar la anatomía de la inserción distal del bíceps. Se ha demostrado que la tuberosidad bicipital presenta zonas de mayor resistencia y que el área del footprint de la entesis presenta medidas relativamente constantes. Respetar estas pautas anatomoquirúrgicas es fundamental para el éxito de la reparación quirúrgica.

Objetivos

Identificar, mediante radiología digital, la región anatómica en la que fueron colocados los botones bicipitales y los tornillos interferenciales en la reparación quirúrgica de la lesión completa del tendón del bíceps distal, considerando la anatomía insercional del footprint bicipital y las zonas de mayor resistencia ósea.

Métodos

Se evaluaron 7 pacientes operados de lesión completa de bíceps distal mediante técnica bicortical con BicepsButton, tornillo PEEK de 7 x 10 mm y FiberLoop (Arthrex, Inc). Se tomaron incidencias de frente (F) y perfil (P) con radiología digital y se dividió a la tuberosidad bicipital radiológica (TBR) en seis cuadrantes en el F: proximal radial (PR), medial radial (MR), distal radial (DR), proximal cubital (PC), medial cubital (MC) y distal cubital (DC); y en tres tercios en el P: proximal (Pr), medial (Me) y distal (Di). Posteriormente se identifico en que cuadrantes se colocaron los implantes, en ambas incidencias. También se consideró la existencia de osteólisis del canal quirúrgico y la estabilidad radiológica del botón bicipital.

Resultados

En todos los pacientes los implantes fueron colocados en los cuadrantes mediales, tanto en el frente como en el perfil. Discriminando la incidencia de frente, 4 casos presentaron implantes ocupando el cuadrante MR y en 3 casos se observaron los mismos en el cuadrante MC. El valor del canal quirúrgico proximal (cortical anterior y endomedular) fue de 8,59 mm (ẋ). Solo un caso presento osteólisis del canal proximal, evidenciado por el aumento del 46% en el diámetro del mismo (16,07 mm) en comparación con el promedio del canal óseo quirúrgico y en ningún paciente se demostró inestabilidad radiológica del botón bicipital.

Conclusiones

Considerando que las áreas más resistentes de la TBR son, en la cara anterior, el segmento medial y distal, y en la cara posterior, los tres segmentos (principalmente el medial); y que el tamaño promedio del footprint bicipital mide, según la bibliografía, 21,5 mm en el eje longitudinal y 7,1 mm en el transversal,  podemos decir que en todos los casos los implantes fueron colocados en zonas de resistencia ósea elevada y respetando el área natural de inserción del tendón distal de bíceps. Esto permite concluir que el sistema bicortical utilizado puede reproducir la inserción anatómica del tendón del bíceps distal. Una mayor casuística seria necesaria para fundamentar estadísticamente estos hallazgos.

Nivel de evidencia IV

Publicado

2021-11-18

Número

Tema

Mano y Miembro Superior